Esta mañana me llaman del periódico Cinco Días para ofrecerme incluir una entrevista a Paraphrasis en un artículo que van a publicar en su edición nacional sobre los servicios que ofrecen los traductores a las empresas, la necesidad de anunciar productos y servicios en otros idiomas para expandir los negocios, lo mal que queda una empresa cuando utiliza Google para traducir su sitio web o sus documentos, etc. Todo muy bonito y muy interesante, y yo muy orgulloso de que me hayan elegido entre tantísimos traductores.

Pero claro, había letra pequeña (que no me ha leído hasta que llevábamos veinte minutos de charla-entrevista): en su inmensa generosidad, no me cobrarían los 10.000 euros que vale normalmente un anuncio, pero sí que necesitan cubrir la producción de esas páginas… con una módica aportación de 1700 euros (que por supuesto prefiero destinar a otras cosas). ¿Tan mal están los periódicos?

Pues sí, me lo confirma precisamente un artículo de este diario, titulado “Desplome de la publicidad en el primer trimestre”:

La inversión publicitaria en los medios impresos también registró importantes descensos hasta marzo. Los diarios (segundo medio por volumen) registraron una caída del 21,2%, hasta los 173,1 millones. En el caso de los dominicales, el retroceso fue del 17,9% y en el de las revistas, del 9%.