Buena entrada en este buen blog de Rafael Ballesteros, sobre varios tipos de periodos de tiempo de uso poco frecuente, pero que no dejan de ser muy curiosos y que pueden ayudarnos a enriquecer nuestro vocabulario. Yo, por ejemplo, sería un “ñor” en Centroamérica, que, deduzco, viene a ser una forma corta de “señor”.

Aquí tenéis el artículo.