nefelibata.

(Formación culta del gr. νεφέλη, nube, y βάτης, nombre de agentede βαίνω, andar).

1. adj. Dicho de una persona: Soñadora, que anda por las nubes. U. t. c. s.

(RAE)

Documentada por primera vez en español en una Epístola de Rubén Darío:

[…] A mi rincón me llegan a buscar las intrigas, 
las pequeñas miserias, las traiciones amigas, 
y las ingratitudes. Mi maldita visión 
sentimental del mundo me aprieta el corazón, 
y así cualquier tunante me explotará a su gusto. 
Soy así. Se me puede burlar con calma. Es justo. 
Por eso los astutos, los listos, dicen que 
no conozco el valor del dinero. ¡Lo sé! 
Que ando, nefelibata, por las nubes… Entiendo. 
Que no soy hombre práctico en la vida… ¡Estupendo! […]

Y poco después en el Cancionero apócrifo de Antonio Machado (no sabemos si en respuesta a su contemporáneo):

Sube y sube, pero ten
cuidado, nefelibata,
que entre las nubes también
se puede meter la pata.

En cuanto al uso de esta palabra (o de sus traducciones) en otras lenguas, hay que destacar que un diccionario de portugués ya la incluía en el siglo XIX. Los ingleses, cómo no, la han añadido a su repertorio de palabras importadas, como sinónimo de cloud walker (o sea, el que camina por las nubes). Pero la que más me ha gustado es la versión alemana: traumtänzerisch (de Traum, sueño, y Tänzer, bailarín).